A principios de septiembre, vuelta al cole, a menudo necesitamos una ayuda extra para manejar las faltas diarias. Pues, las plantas adaptógenas te pueden solucionar este mal tan común a la vuelta de las vacaciones de verano.

¿Adapto qué?

Utilizadas durante siglos en la medicina china e india, las plantas “adaptogénicas”, son plantas que, gracias a sus ingredientes activos, permiten que el cuerpo se adapte y maneje mejor una situación de estrés o fatiga. Aumentan la resistencia del cuerpo a todo tipo de estrés, ya sea emocional o físico. También, aumentan la resistencia del cuerpo a las infecciones al fortalecer el sistema inmunológico, regulando la actividad de las glándulas suprarrenales, órganos que producen hormonas esenciales para el cuerpo.

Es muy interesante consumirlos durante los cambios estacionales para fortalecer el sistema inmunológico y estar mejor armados contra la agresión externa.

1. La ortiga verde

Sobra decir que la ortiga es la planta adaptógena la más temida pero al mismo tiempo, la más asequible y eficaz. Reina de las plantas medicinales, la ortiga es extremadamente regeneradora y revitalizante de cualquier organización en profundidad. Es ideal para atletas de alto nivel, convalecencia, fatiga profunda, depresiones, burn out y enfermedades crónicas. Rica en antioxidantes con muchas proteínas, vitamina C, E, calcio, fósforo, magnesio, betacaroteno, zinc, hierro, selenio, sílice, clorofila. Esta planta adaptógena superior, es verdaderamente la planta por excelencia del bienestar de la energía vital, y equilibrio profundo.

2. Ginseng (Panax)

El ginseng es definitivamente el rey de los adaptógenos. Especialmente el ginseng asiático puede promover su resistencia al estrés y, por lo tanto, mejorar el rendimiento mental. La raíz es uno de los remedios herbales más populares del mundo, y con razón. El ginseng se ha usado en la medicina asiática durante más de 5.000 años y es muy apreciado en la escena del biohacking por su versatilidad. El ginseng, además de su efecto de alivio del estrés, tiene una larga lista de beneficios comprobados para la salud. Debido a que el ginseng actúa como un adaptógeno, beneficioso para el sistema dopaminérgico y serotoninérgico del cuerpo, así como para las hormonas del bienestar, mejora el bienestar en el estrés. Por lo tanto, se usa ampliamente para promover el estado de ánimo, el rendimiento cognitivo y un sueño reparador.

3. Echinacea

Es una planta adaptógena que mejora la resistencia del cuerpo al estimular el sistema inmunológico. La Comisión Europea reconoce el uso de la equinácea como un complemento de las infecciones del tracto respiratorio (resfriados, laringitis, sinusitis, etc.) e infecciones del tracto urinario, así como su uso tópico para el tratamiento de úlceras crónicas y heridas cutáneas, que sanan mal. En general, estas indicaciones también son confirmadas por la Organización Mundial de la Salud.

También, se usa tradicionalmente por sus propiedades inmunoestimulantes y se se utiliza como un enfoque preventivo y curativo para las epidemias de tos, resfriados, gripe o bronquitis.

Facebookpinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Boletín Ortiga & Rami

“Nettle Empire, no está satisfecho con la sabiduría convencional. Es explorador apasionado. Busca incansablemente para descubrir lo mejor que la naturaleza tiene para ofrecer.”

Follow Us

Facebookpinterestinstagram