[metaslider id=”8888″]

Cómo cultivar la ortiga verde

Cuando se habla de ortiga verde se piensa en una planta que para la mayoría de personas tiene una reputación negativa. Esto se debe a que produce erupciones en la piel si se la manipula incorrectamente. Sin embargo, por sus propiedades medicinales, su cultivo tiene un gran valor.

Su nombre científico es Urtica dioica y crece de manera natural en bosques en los que encuentra un suelo altamente fértil. Es importante prestar atención a los micropelos que la cubren por completo, donde se encuentra la toxina que causa la urticaria al contacto con la piel.

Cómo se debe plantar la ortiga verde

Se desarrolla en 6 semanas, ya que es de ciclo rápido siendo su temperatura ideal entre los 15 y los 28 ºC. No se debe exceder nunca los 35 grados.

Requiere semisombra y en exterior es recomendable plantarla al final del verano, aunque en realidad es perenne, pero mejora su crecimiento.

Las semillas se deben colocar en un contenedor que se cubrirá con tierra. Después, se tapa y se pone en un lugar con sombra y cálido. Los brotes aparecen alrededor de los 7 o 10 días.

¿Qué suelo y qué abono necesita?

Debe ser un suelo muy rico en nutrientes así que su abonado es vital, por lo que se aconseja abonar con materiales orgánicos ricos en nitrogenados y, cada 4 meses, con humus de lombriz.

Los usos de la ortiga

Es una planta medicinal que tiene utilidad para:

 Tratamiento de las alergias.

Mejorar el funcionamiento del sistema nervioso.

Es rica en Vitaminas E, C, B y A, y en minerales como calcio, zinc, magnesio y hierro.

Retrasa el envejecimiento.

Previene la caída del cabello.

Sirve como abono ecológico.

Si necesitas más información sobre el cultivo o los beneficios de la ortiga verde para la salud, no dudes en preguntarnos. ¡Nuestro objetivo es acercar los beneficios del mundo natural a las personas!