Archivos

Cómo consumir ortigas verdes en invierno

Estar en invierno y tener ortigas frescas

Invierno y productos frescos

Hoy en día, podemos tener casi todo tipo de frutas o verduras frescas fuera de temporada. Sin embargo, muchas veces se pierden las propiedades, ya que se cultivan de manera “artificial”  y en condiciones “anti-natural”. Luego diremos, “¡esto no sabe a nada!”…
¿Por qué en invierno no queremos las hortalizas o verduras de temporada? Antes, no nos lo preguntabámos y comíamos lo que había. Ahora bien, no es ni malo, ni bueno y, los tiempos han cambiados. Las técnicas de conservación de los alimentos han mejorados mucho para que todas la propiedades de las hortalizas y frutas estén como si fueran frescas.
Te propongo hacer un paso rápido sobre 2 grandes maneras de conservación de hoy en día. Así, entenderás las opciones que tienes a la hora de elegir en el super.

Diferencias entre la comida liofilizada y la deshidratada

La comida deshidratada se ha practicado como forma de conservación de la comida desde hace miles de años, hasta 12.000 años AC. Durante el imperio romano y en la edad media se deshidrataban frutas y verduras con la ayuda de fuego con el que también se hacía comida ahumada.

Hoy en día, máquinas con deshidratadores hacen circular aire caliente y seco a través de la comida y de esta forma eliminan gran parte del agua que contienen. La temperatura del aire es suficiente para sacar el agua pero no para cocinar la comida. El aspecto de la comida deshidratada suele ser un poco marchito y gomoso. Deshidratar elimina un 90-95% del contenido de humedad y liofilizar elimina sobre el 98-99%.

Productos como los frutos secos o vegetales deshidratados pueden llegar a tener una vida útil de 15-20 años. La comida deshidratada mantiene el contenido en fibra y hierro, pero la deshidratación descompone las vitaminas y minerales durante su proceso de conservación y mantiene menos contenido nutricional. La deshidratación tiende a perder Vitamina A y C, tiamina, riboflavina y niacina. La fruta liofilizada, las verduras liofilizadas y los platos liofilizados pueden llegar a tener 25-30 años de conservación. La comida liofilizada mantiene la gran mayoría de vitaminas y minerales que encontramos en la comida fresca.

La comida deshidratada requiere cocinado (excepto la fruta deshidratada en general). La preparación de productos deshidratados puede llegar a requerir de 15 minutos a 4 horas.  En cambio, con la comida liofilizada, sólo hay que añadir agua. Ya sea caliente o fría dependiendo de lo se prefiera. Los liofilizados tienen un tiempo de preparación medio de unos 5 minutos.

Lo que es deshidratado es más económico que la comida liofilizada. Los liofilizados ofrecen otros beneficios que valen la pena tener en cuenta y, no sólo su coste.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Inscríbete a nuestro e-Magazine de noticias y promociones








error

¿Te ha gustado?¡ Compártelo!

Follow by Email
Facebook
Facebook
Pinterest
Instagram