David Moyle, chef de Franklin's en Tasmania, Australia. Pargo braseado con salsa de ortiga.

Esta receta muy fácil proviene de David Moyle, chef de Franklin’s en Tasmania, Australia. David combina sus pasiones gemelas de comida y surf en sus días libres. Surfeando las olas frente a la Isla Bruny y buscando algas para el restaurante. El pargo rojo es uno de los pescados más interesante que existen. Tanto nutricionalmente hablando que por su gastronomía. Su carne es muy preciada y utilizada en la cocina.

Ingredientes (4 personas)

1/3 taza de aceite de semilla de uva
3 dientes de ajo
2 chalotes cortada en lonchas finas
6 tazas de ortigas o 1 cuharada sopera de polvo liofilizado de ortiga
1/2 taza de caldo de pollo
3 cucharadas soperas de zumo de limón fresco, más 1 limón en cuartos
Sal y pimienta negra recién molida,
1/4 taza de aceite de canola al gusto
Sin espina, con piel, 4 filetes de pargo rojo, divididos a la mitad

Instrucciones

Calienta el horno a 350 °. Calienta el aceite de semilla de uva en un cazón con el ajo y los chalotes hasta que estén suaves, de 4 a 6 minutos. Aumenta el fuego a medio alto y agrega las 4 tazas de ortigas frescas (o liofilizadas, media cuchara). Cocina, revolviendo de vez en cuando, hasta que se libere el líquido, 2-3 minutos.

Agrega el caldo y lleva a ebullición. Cocina 3 minutos. Retíralo del calor, añade el zumo de limón, sal y pimienta. Usando una batidora, licúa la salsa hasta que quede suave, mantenerse caliente. Mezcla las ortigas restantes con 1 cucharada de aceite de canola en una bandeja para hornear y extiende en una capa uniforme. Hornea hasta que estén crujientes, 10-12 minutos (si lo quieres, puedes freir las hojas restantes en una sartén con aceite muy caliente unos 5 segundos).

Calienta el aceite restante en una sartén a prueba de horno a fuego medio-alto. Trabajando en tandas, cocina el pargo, con la piel hacia abajo, hasta que la piel esté crujiente, 3-4 minutos. Sazona el pargo con sal y pimienta, dále la vuelta y exprima el limón. Colócalo en la sartén y cocina 2 minutos más. Sirve el pargo, con la piel hacia arriba, sobre la salsa de ortiga. Si tienes ortigas frescas,  decora tu plato con ortigas crujientes. Si no las tienes porque haces esta receta cuando no las hay frescas, unas rodajas de lima bien cortada para decorar quedará también de miedo.

Para obtener la piel del pargo extra crujiente, sécala con toallas de papel y espolvorea con sal.

¡Comparte y comenta una de nuestra receta favorita!

Facebookpinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro Boletín Ortiga & Rami

“Nettle Empire, no está satisfecho con la sabiduría convencional. Es explorador apasionado. Busca incansablemente para descubrir lo mejor que la naturaleza tiene para ofrecer.”

Follow Us

Facebookpinterestinstagram