Archivos

Pasta casera de ortiga

Pasta farfalle casera de Ortiga, ¡verdadera delicia!

La idea de hacer una pasta casera de ortiga siempre me ha suscitado mucha envidia a la hora de hacerla. Pues, ¡aquí la tengo para ti! He encontrado una que es muy fácil elaborar y es, para pequeños como grandes. Me tendrás que decir,¡ qué tal te salió!

Pasta casera de Ortiga

1 Manojo de ortigas (sólo las hojas) *
300 g de harina
2 huevos grandes
Sémola fina para espolvorear
Mantequilla sin sal
Queso parmesano rallado
Ralladura de limón (opcional)

Elaboración:

Recoge las hojas y los tallos pequeños de las ortigas (con guantes) y lávalos con abundante agua. Sumérjalos en una olla grande de agua hirviendo. Deja que el agua vuelva a hervir y luego retírela de la olla y escurra las hojas en un colador. Enjuáguelos en agua helada. Cuando estén lo suficientemente fríos para manipularlos, escúrralos bien con las manos (ya no se necesitan guantes).
Para hacer la pasta, echa la harina sobre una superficie de trabajo. Haz un pozo en el centro en el que colocarás los huevos y las ortigas. Trabaja la harina en los ingredientes del centro poco a poco con los dedos hasta que esté todo mezclado y luego amasar hasta que quede suave. También podrías hacer este paso con un procesador de alimentos (tiende a que las ortigas se distribuyan más uniformemente a través de la masa), aunque igual tendrás que amasarlo hasta que esté suave. Forma una bola con la masa, envuélvala en una película adhesiva y déjela reposar durante al menos 30 minutos (un par de horas está bien).

Haz la pasta pasando por tu máquina de pasta hasta que tenga el grosor deseado (la pasé al segundo ajuste más delgado). Corta las hojas en rectángulos de aproximadamente 2 cm por 1 cm con un cortador acanalado, luego pellizca el centro para formar una farfalla (mariposa).
Polvo con sémola, cubrir con un paño de cocina hasta que esté listo para usar. Cocina la pasta en una olla grande de agua bien sazonada durante un par de minutos hasta que esté al dente. Mezcla los farfalles cocidos en una sartén grande con mantequilla derretida hasta que estén bien cubiertos. Servir con abundante queso parmesano recién rallado y ralladura de limón recién rallado si así lo desea.

Bon appétit!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Inscríbete a nuestro e-Magazine de noticias y promociones