Archivos

Alimentación con la ortiga. Natural booster. www.nettleempire.com

Sopa de ortiga

Sopa de ortiga: una invitación para los cinco sentidos

Conocerás la famosa novela de Marcel Proust, “En busca del tiempo perdido”, donde el protagonista a través de la evocación de un recuerdo, el sabor de una magdalena, recupera partes importantes y memorables de su infancia, donde la experiencia sensorial lo es todo, ¿verdad?

Esa sopa de ortiga, es la que me lleva a deambular por los senderitos coloridos de mi infancia, es “LA” sopa de ortiga. Producto de una larga herencia transmitida de generación en generación. Esa receta especial que pasó de mi abuela a mi madre, y de mi madre a quien te habla. Cuando tomo esa sopa de ortiga, recuerdo inmediatamente los momentos compartidos con mi madre mientras la saboreábamos. Hoy quiero compartir contigo, esta receta, que para mí es única, porque es parte de mi niñez.

Recuerda, que además de beneficiarte con este secreto culinario, obtendrás los beneficios de la planta de ortiga, un alimento natural rico en magnesio, hierro y vitaminas.

¡Atrévete e innova tus recetas!


Receta de sopa de ortiga

Ingredientes

500 gr de hojas de ortigas frescas (o 2 cucharadas soperas de polvo liofilizado de ortiga)
1 cebolla mediana
1 diente de ajo
Fondo de caldo fresco o 1 cubito de caldo (opcional)
1l de agua
Aceite de oliva
Sal y pimienta a gusto
Nata (opcional)
Picatoste de pan (opcional) o de garbanzos para los veganos y celiacos
Batidora

Elaboración

Calienta una cucharada de aceite de oliva en una olla grande. Pela y pica la cebolla y el ajo. Echa la cebolla en la olla durante dos o tres minutos hasta que quede transparente, y luego agrega el ajo. Añade las hojas de ortiga que habrás limpiado muy bien previamente bajo el agua. Cocina durante 3 minutos, revolviendo hasta que se derritan. Luego, echa el cubito de caldo o 1l de agua. Salpimenta a tu gusto.

Corta la patata en cubitos pequeños y añádelos a la sopa pero, es opcional. Cocina la sopa durante unos 10 minutos. Remueve suavemente , y déjala reposar unos minutos. Si no quieres tener trozos, pasa la sopa con una batidora.  Si es necesario, vuelve a salpimentar. ¡Sirve tu sopa de ortiga caliente con una cucharada de crema fresca (opcional)!

Para terminar, si quieres puedes acompañar la sopa con picatostes y obtendrás una sopa de ortiga de película. Para nuestros amigos los veganos y/o celiacos, recomiendo los croutons de garbanzos, ¡te volverán locos!

 

Cómo congelar las hojas de ortigas

Recuerda que también puedes congelar las ortigas frescas, como lo haces con las espinacas. Aprovechando la temporada alta de la ortiga, en la primavera, suelo recolectar muchas hojas de ortiga para guardarlas en mi congelador y poder tenerlas a mano para cuando quiero preparar algunos de mis platos preferidos a base de planta de ortiga.

Te recomiendo lavarlas bien en agua abundante, cocerlas y guardarlas al vacio. En el congelador, se conservarán hasta seis meses.

Te aconsejo siempre utilizar las tres o cuatro hojas de la parte de arriba, que son las más tiernas. Siempre hay que recolectar las ortigas en sitios libre de contaminación, es decir, nunca cerca de tránsito de coches o de industrías.

¡Cuéntame cuál es TU historia y cómo te salió!

Hasta la próxima!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Inscríbete a nuestro e-Magazine de noticias y promociones








error

¿Te ha gustado?¡ Compártelo!

Follow by Email
Facebook
Facebook
Pinterest
Instagram