Con la mantequilla, saltear las ortigas a fuego alto. Salpimentar. Reservar.

Salsa béchamel 

En una cazuela, derretir la mantequilla, añadir la harina y mezclar todo. Dejar en el fuego 2 a 3 minutos a fuego lento. Verter la leche fría y batir rapidamente para evitar grumos. Agregar la nuez de moscada. Dejar cocinar por 4 minutos.

Elaboración

Separar las yemas de los huevos. Agregar las yemas a la salsa béchamel caliente, remover constantemente durante 2 a 3 minutos. Agregar el queso rallado y las ortigas, frescas o liofilizadas. Montar los blancos en nieve firme e incorporarlos suavemente. Preparar los moldes echando un poco de harina y mantequilla para que no se pegue demasiado. Llenar los moldes hasta tres cuartas partes. Hornear y dejar unos 20 minutos en el horno. Una vez pasado el tiempo, retirar los moldesy, servir inmediatamente.

Bon appétit!

Si no tienes ortigas frescas, puedes usar polvo de ortiga liofilizado o espinacas.

Se combina muy bien con una ensalada de rúcula, tomates y cebolleta, aliñada de vinagreta.